Tolomeo de Handel

CRÍTICA DE ÓPERA, ottobre 2008

A la primera que habría que nombrar por su excelente trabajo es a la soprano Maria Grazia Schiavo, quien encarnó a una Seleuce sin mácula. Su voz apareció siempre bien timbrada y fresca con un inusitado dominio de la coloratura en todos sus grados de dificultad. No sabríamos decir si gustó más en el canto spianato que en el rápido, porque todas sus intervenciones atesoraron un gran nivel interpretativo.

Nino Dentici